Enfermedades condiciones de gatos

Proctitis (inflamación del recto) en gatos

Proctitis (inflamación del recto) en gatos

Proctitis felina

La proctitis es una inflamación del recto. El intestino grueso está compuesto por el colon, el recto y el ano. El colon se extiende desde el extremo del intestino delgado hasta el recto. El recto es la última parte del intestino grueso justo antes de la apertura anal. El ano es la apertura del intestino grueso hacia el exterior.

Causas

  • Extensión de colitis (inflamación del colon)
  • Parásitos gastrointestinales como tenias o lombrices
  • Trauma (abrasión, cuerpo extraño)
  • Enfermedad alérgica
  • Enfermedad inflamatoria
  • Masas (tumores, pólipos)
  • De qué mirar

  • Esfuerzo excesivo para defecar
  • Sangre en las heces
  • Estreñimiento
  • Scooting
  • Lamer en exceso
  • Dolor asociado con la defecación.
  • Diagnóstico de proctitis en gatos

    Un conocimiento profundo de la historia y los signos clínicos es muy importante y con mayor frecuencia es útil en el diagnóstico de proctitis. Se debe realizar un examen rectal digital en todos los casos. Las pruebas de diagnóstico son necesarias para confirmar un diagnóstico definitivo. Incluyen:

  • Conteo sanguíneo completo (CBC)
  • Perfil bioquimico
  • Análisis de orina
  • Flotación fecal
  • Radiografías abdominales (rayos X)
  • Proctoscopia con biopsia.
  • Tratamiento de proctitis en gatos

    El tratamiento para la proctitis debe dirigirse a la enfermedad subyacente o afección asociada.

  • Todos los pacientes deben ser desparasitados por completo.
  • En los casos en que es probable la infección, se recomienda la terapia con antibióticos.
  • Si se confirma la enfermedad inflamatoria o alérgica, se recomiendan agentes antiinflamatorios (con mayor frecuencia prednisona). Los enemas de hidrocortisona también pueden ser beneficiosos.
  • Los ablandadores de heces y las dietas bajas en residuos (fibra) pueden ayudar a crear heces más pequeñas y fáciles de eliminar.
  • Cuidado y prevención en el hogar

    Administre los medicamentos recetados y preste mucha atención a la comodidad del individuo. Si su mascota está muy angustiada, comuníquese con su veterinario.

    Evite la ingestión de cuerpos extraños y manténgase al tanto del control de parásitos.