Enfermedades condiciones de gatos

Urolitiasis (cálculos en el tracto urinario) en los gatos

Urolitiasis (cálculos en el tracto urinario) en los gatos

La urolitiasis felina (piedras en el tracto urinario)

La urolitiasis se refiere a la formación de cálculos (cálculos o urolitos) en el tracto urinario. Los cálculos se pueden encontrar en cualquier parte del tracto urinario, en los riñones, el uréter o la vejiga, pero son más comunes en la vejiga.

A continuación se muestra una descripción general de la urolitiasis en gatos seguida de información detallada y detallada sobre el diagnóstico y el tratamiento de esta afección.

Cálculos formar debido a la sobresaturación de la orina con ciertos minerales. Varios factores pueden contribuir a esta sobresaturación incluyendo aumento de las concentraciones de minerales específicos en la orina, alteraciones en el pH (acidez o alcalinidad), orina altamente concentrada, la presencia o ausencia de estimuladores e inhibidores de la formación de cristales.

Hay varios factores que pueden contribuir al desarrollo de litiasis renal. Éstos incluyen:

  • Los factores genéticos como la alteración del metabolismo de urato en dálmatas
  • Diferencias en la composición dietética y la ingesta de agua.
  • Enfermedades metabólicas subyacentes como la alta concentración de calcio en la sangre derivada de la hiperactividad de las glándulas paratiroides
  • Problemas congénitos, como vasos sanguíneos anormales que derivan la sangre alrededor del hígado y contribuyen a la formación de cálculos de urato.
  • Infecciones bacterianas del tracto urinario (formación de cálculos de estruvita). La causa de la formación de cálculos es desconocida en muchos casos.

    Los diversos tipos de cálculos se denominan según su composición mineral predominante. En los gatos, los cálculos compuestos por los minerales fosfato de magnesio y amonio (comúnmente llamado estruvita) y oxalato de calcio son los más comunes. Los cálculos de urato ocurren con menos frecuencia. La cistina y los cálculos de sílice son relativamente raros. Los diferentes tipos de cálculos deben ser tratados de manera diferente. En consecuencia, es importante que su veterinario pueda obtener cálculos para el análisis químico.

    El riesgo de recurrencia de la urolitiasis es alto y oscila entre el 20 y el 50 por ciento. síntomas de la mascota dependen del número de piedras, su ubicación en el tracto urinario, las características físicas de las piedras (lisos o irregulares), y la presencia de infección bacteriana del tracto urinario.

  • De qué mirar

  • Micción difícil o frecuente
  • Orinar en lugares inapropiados
  • La sangre en la orina

    Los síntomas causados ​​por cálculos renales incluyen dolor de espalda o abdominal u ocasionalmente olor anormal a la orina si hay infección bacteriana. Sorprendentemente, sin embargo, muchas mascotas con cálculos renales tienen pocos o ningún síntoma.

  • Diagnóstico del Tracto Urinario Piedras en los gatos

    Se necesitan pruebas de diagnóstico para identificar la urolitiasis como la causa de los síntomas de su mascota y para excluir otros procesos de la enfermedad. Su veterinario puede recomendar:

  • historia médica completa y un examen físico, incluyendo la palpación del abdomen. Los cálculos en la vejiga pueden ser difíciles de palpar debido a la tendencia de muchas mascotas a tensar su abdomen cuando el veterinario intenta palparlos. La historia médica puede incluir preguntas sobre el flujo de orina de la mascota, la frecuencia de la micción, presencia de sangre en la orina, cambio en el consumo de agua, cambios en el apetito, pérdida de peso y la historia de la enfermedad o infección previa.
  • Análisis de orina para evaluar la concentración de orina, acidez o alcalinidad (llamado pH), presencia de glóbulos rojos, glóbulos blancos, bacterias y cristales.
  • Radiografías abdominales para identificar cálculos que son lo suficientemente densos para ser visualizados

    Otras pruebas de diagnóstico que se pueden completar incluyen:

  • Cultivo de orina y la sensibilidad para identificar la infección bacteriana del tracto urinario
  • pruebas de bioquímica de suero para evaluar la función renal
  • Conteo sanguíneo completo para evaluar la infección
  • La ecografía abdominal para detectar una obstrucción de las vías urinarias por las piedras
  • Estudios de rayos X con contraste para visualizar algunos cálculos no visualizados en radiografías simples
  • Análisis de cálculos para identificar la composición mineral de los cálculos y guiar a su veterinario en el tratamiento de la urolitiasis.

    Tratamiento de piedras del tracto urinario en gatos

    Los tratamientos para la urolitiasis pueden incluir uno o más de los siguientes:

  • Tratamiento de la infección bacteriana del tracto urinario con antibióticos
  • Eliminación de cálculos quirúrgicamente o mediante intervención dietética. Hay ventajas y desventajas en ambos métodos. La cirugía es invasiva, pero generalmente asegura la eliminación de todos los cálculos y permite el análisis mineral de los cálculos. Disolución de los cálculos de métodos dietéticos no es invasiva, pero no permite el análisis de minerales de las piedras y requiere su veterinario para hacer una conjetura sobre el tipo de piedra presentes. Algunas piedras se pueden disolver por medio de la dieta y otros no pueden. Sea o no para intentar la disolución de la dieta dependerá de la salud general de su mascota, el tipo de piedra se sospecha, la ubicación y el número de piedras y otros factores que su veterinario le planteará. En muchos casos, la cirugía es la forma más directa de eliminar cálculos y enviarlos para su análisis.
  • Cuidados en el hogar

    En casa, asegúrese de administrar los medicamentos recetados por su veterinario. Administre antibióticos de acuerdo con el horario prescrito. Es importante permitir que su mascota libre acceso a agua limpia y fresca.

    El seguimiento con su veterinario para un examen físico y análisis de orina como se indica. El cultivo de orina debe repetirse de 5 a 7 días después de completar el tratamiento con antibióticos para garantizar la erradicación de la infección. Si su mascota tiene una respuesta deficiente al tratamiento, es posible que se requiera más trabajo para buscar procesos de enfermedades subyacentes.

    análisis de los cálculos guiará plan de tratamiento de su veterinario:

  • Los cálculos de estruvita: Antibióticos para tratar la infección bacteriana
  • cálculos de oxalato: los diuréticos tiazídicos y citrato de potasio
  • Piedras de urato: alopurinol
  • Cálculos de cistina: penicilamina o 2-mercaptopropionilglicina (2-MPG o Thiola)
  • Cuidado preventivo

    La mayoría de las piedras son difíciles de prevenir. Brindarle a su mascota oportunidades frecuentes para orinar y un amplio suministro de agua limpia y fresca puede ayudar.

    El tratamiento inmediato de las infecciones del tracto urinario puede ayudar a reducir el potencial de formación de ciertos cálculos.

    La información en profundidad sobre urolitiasis en los gatos

    Otros problemas médicos pueden causar síntomas similares a los encontrados en gatos con urolitiasis. Su veterinario excluirá estas condiciones según sea necesario antes de establecer un diagnóstico de urolitiasis.

  • Trastorno de coagulación (diagnosticado con recuento de plaquetas y pruebas de coagulación sanguínea)
  • Defectos congénitos (los presentes al nacer) como los uréteres ectópicos
  • cistitis bacteriana (bajar infección del tracto urinario)
  • Cistitis inducida por fármacos, como la causada por ciclofosfamida, que es un fármaco utilizado para tratar algunos tipos de cáncer y enfermedades inmunes.
  • Hidronefrosis, que es la distensión del espacio urinario dentro del riñón debido a una obstrucción
  • Cáncer del tracto urinario.
  • Trastornos del sistema nervioso que interfieren con la micción
  • Parásitos raros del tracto urinario (gusano de riñón y vejiga)
  • Enfermedades de la glándula prostática.
  • Enfermedad vaginal
  • La atención veterinaria debe incluir pruebas de diagnóstico y recomendaciones de tratamiento posteriores.

    Diagnóstico en profundidad

    Deben realizarse ciertas pruebas de diagnóstico para confirmar el diagnóstico de urolitiasis y excluir otras enfermedades que pueden causar síntomas similares. Las pruebas pueden incluir:

  • Un historial médico completo. Esto se debe obtener, junto con un examen físico completo realizado por su veterinario. Se debe prestar especial atención a la palpación del abdomen (para evaluar la presencia de cálculos en la vejiga).
  • Análisis de orina. Esta prueba evalúa el pH de la orina, la concentración de orina y la presencia de glóbulos blancos, glóbulos rojos, bacterias y cristales. La presencia de cristales en la orina no implica necesariamente la presencia de urolitiasis. Los cristales se pueden ver tanto en mascotas normales como en aquellas con urolitiasis. Idealmente, las muestras de orina se recolectan mediante cistocentesis, que consiste en colocar una aguja a través de la pared abdominal hacia la vejiga. El procedimiento de cistocentesis evita la contaminación genital o uretral de la orina.
  • Cultivo bacteriano de la orina. Esta prueba se usa para identificar la infección del tracto urinario que puede ocurrir en mascotas con urolitiasis. Las pruebas de sensibilidad de la orina determinarán el antibiótico más efectivo para el tratamiento de la infección.
  • Radiografías abdominales. Esta prueba se usa para identificar urolitos que son lo suficientemente densos como para ser observados en radiografías simples. Algunos cálculos no se pueden ver en radiografías simples y es posible que se requieran estudios de contraste.

    Su veterinario puede recomendar pruebas de diagnóstico adicionales para excluir otras afecciones y comprender mejor el impacto de la urolitiasis en su mascota. Estas pruebas aseguran una atención médica óptima y se seleccionan caso por caso. Ejemplos incluyen:

  • Recuento sanguíneo completo y pruebas bioquímicas en suero para evaluar la salud general de su gato, evaluar la función renal, y aseguran que su gato puede ser anestesiado con seguridad para los procedimientos quirúrgicos para eliminar las piedras.
  • La ecografía, que es una técnica de imagen en la que los órganos internos se visualizaron por medio de ondas ultrasónicas dirigidas en los tejidos, y ayuda a identificar la obstrucción de las vías urinarias y piedras que pueden no haber sido observado en estudios de rayos X.
  • Estudios de contraste de colorantes para evaluar si los cálculos no son lo suficientemente densos como para ser visibles en radiografías simples. Estos estudios son llamados estudios de contraste positivos si se utilizan colorantes de contraste (colorante aparece blanco en los rayos X), los estudios de contraste negativos si se utiliza aire (aire aparece en negro en los rayos X), y los estudios de doble contraste es que tanto un medio de contraste y aire son usados.
  • Uretrocistoscopia durante el cual un endoscopio rígido o flexible se pasa dentro de la uretra y de la vejiga para la visualización directa de piedras u otras anormalidades con la posibilidad de biopsia de la pared de la vejiga.
  • Un estudio de colorante de contraste, llamado pielografía intravenosa o urografía excretora se puede utilizar para evaluar el tracto urinario para la obstrucción o la presencia de piedras insuficientemente densa para ser visto en las radiografías simples.
  • Análisis de glándula prostática fluido para evaluar la infección de la próstata.
  • Urolitos análisis debe ser realizado en piedras recuperadas para evaluar su composición mineral. Este procedimiento es muy importante porque ayuda a determinar el tratamiento adecuado y terapia preventiva.
  • pruebas de función hepática pueden estar indicados para los animales domésticos con un tipo específico de piedra (urato de amonio) porque estas piedras se asocian a menudo con defectos congénitos del hígado (llamados derivación portosistémica) u otros trastornos hepáticos.
  • Tratamiento en profundidad

    El tratamiento de la urolitiasis debe ser individualizado en función de la gravedad de la afección y otros factores que su veterinario debe evaluar. El tratamiento puede incluir uno o más de los siguientes:

  • Si hay obstrucción del tracto urinario, se requiere tratamiento de emergencia para restablecer el flujo de orina. El alivio de la obstrucción se puede lograr mediante el paso de un catéter urinario bien lubricado o una cirugía de emergencia en casos difíciles.
  • Las piedras pueden ser eliminados intervención quirúrgica o médica, dependiendo de la composición mineral de la piedra. Hay ventajas y desventajas en ambos métodos. El enfoque adecuado será determinado sobre la base de la salud general de su mascota, tipo de piedra presente, la ubicación y el número de piedras y otros factores que su veterinario le planteará.

    Idealmente, se obtiene un cálculo para el análisis para determinar su composición mineral y para decidir entre la terapia médica y quirúrgica. Sólo algunos tipos de piedra se pueden tratar (disuelto) por medios médicos. Piedras que se han transmitido en la orina pueden ser presentadas para su análisis o piedras pequeñas se pueden obtener mediante una técnica llamada urohydropropulsion que se realiza bajo anestesia general. Se pueden recuperar pequeños cálculos de la vejiga usando una técnica llamada recuperación de urolitos asistida por catéter, que se puede realizar bajo sedación.

  • La cirugía es la forma más directa y eficiente de eliminar los urolitos, aliviar la obstrucción y obtener urolitos para su análisis. La deshidratación y trastornos electrolíticos deben corregirse antes de la anestesia y la cirugía.
  • Las técnicas para disolver los cálculos han sido desarrollados para algunos tipos de cálculos, tales como los compuestos por estruvita (el tipo más común de piedra), urato y cistina. No se ha desarrollado un protocolo de disolución efectivo para los urolitos de oxalato, el segundo tipo de cálculo más común. disolución médico consiste en una combinación de ajuste de pH de la orina, la erradicación de la infección bacteriana, la dilución de la orina y tratar de reducir la excreción urinaria de minerales que se encuentran en los cálculos. Este enfoque a menudo consiste en una dieta especial y antibióticos para tratar la infección bacteriana.

    La disolución de los cálculos puede llevar varios meses. la disolución médica lleva consigo el riesgo de obstrucción urinaria debido a cálculos en la vejiga pueden llegar a ser lo suficientemente pequeño como para albergar en la uretra ya que se disuelven y los cálculos renales pueden llegar a ser lo suficientemente pequeño para alojarse en los uréteres ya que se disuelven. Su veterinario puede recomendar agregar sal a la dieta de su mascota para aumentar la producción de orina y disminuir la concentración de orina. Este enfoque generalmente se usa para mascotas con estruvita y cálculos de urato, pero no para aquellos con cálculos de oxalato o cistina. La disolución médica de cálculos no se recomienda para pacientes con enfermedades cardíacas, hipertensión, insuficiencia renal o aquellos en riesgo de obstrucción.

  • Un curso de antibióticos de 2 a 3 semanas generalmente se usa para tratar la infección bacteriana del tracto urinario en mascotas con urolitiasis. Idealmente, la elección de antibióticos se basa en cultivos bacterianos y pruebas de susceptibilidad.
  • Atención de seguimiento para los gatos con el aparato urinario Piedras

    El tratamiento óptimo para su mascota requiere una combinación de cuidado veterinario casero y profesional. El seguimiento con su veterinario es esencial. Administre los antibióticos recetados por su veterinario y permita que su mascota tenga acceso gratuito a agua limpia y fresca.

    Si a su mascota le extirparon cálculos quirúrgicos, controle el sitio de la incisión para detectar enrojecimiento, hinchazón o secreción. No permita que su mascota a lamer la zona de sutura. Un collar isabelino se puede usar para mascotas que tienden a lamer sus incisiones. Llame a su veterinario si tiene preguntas o problemas.

    El seguimiento con su veterinario para exámenes físicos y análisis de orina. El cultivo bacteriano de la orina debe repetirse de 5 a 7 días después de completar el tratamiento con antibióticos para evitar la erradicación de la infección. Se recomiendan análisis de orina periódicos cada varios meses para controlar el desarrollo de nuevas infecciones bacterianas del tracto urinario.