Enfermedades condiciones de gatos

Trauma ocular (ocular) en gatos

Trauma ocular (ocular) en gatos

Trauma del ojo felino

El trauma ocular puede ser el resultado de fuerzas contundentes o agudas aplicadas directamente al ojo. Las lesiones contundentes en el ojo se mantienen cuando objetos planos o opacos golpean la superficie del ojo y a menudo traumatizan el ojo sin penetrarlo. Estas fuerzas de conmoción pueden ocasionar el desplazamiento hacia delante del ojo desde la cuenca ósea (proptosis), el desplazamiento de la lente (luxación), sangrado dentro de la cámara frontal del ojo (hifema), desprendimiento de retina, fracturas de los huesos alrededor del ojo y ocasionalmente ruptura y colapso del globo ocular (globo).

Se producen lesiones agudas cuando los objetos perforantes, puntiagudos o dentados se conectan con fuerza con el ojo. Ejemplos comunes incluyen heridas de garras de gato, espinas, ramas y palos, juguetes afilados u pequeños objetos en el aire. Las posibles lesiones en el ojo incluyen laceración o abrasión de los párpados, córnea, conjuntiva y esclera, penetración de la córnea u ojo en sí mismo, hifema, desplazamiento del lente o rotura de la cápsula del lente, y lesiones orbitales.

El trauma ocular puede afectar a las mascotas de cualquier edad. Los animales más jóvenes tienen más probabilidades de actuar sin precaución y pueden no ser tan expertos en proteger sus ojos. También son más propensos a alejarse de sus dueños y lesionarse por otros animales o verse involucrados en accidentes de tráfico. Los gatos al aire libre son más propensos a sufrir traumatismos oculares y también son más propensos a encontrarse con otros animales y vehículos desenfrenados o salvajes. Los gatos machos no castrados son más propensos a la itinerancia y tienen un mayor riesgo de lesiones traumáticas asociadas con la lucha.

De qué mirar

Los animales con traumatismo ocular menor pueden mostrar los siguientes síntomas:

  • Aumento del parpadeo, entrecerrar los ojos y lagrimeo.
  • Enrojecimiento de los ojos
  • Nubosidad corneal
  • Sangrado leve de los ojos o los párpados.
  • Moretones alrededor de la cara y la cabeza
  • Protrusión del tercer párpado.
  • Manoseando a los ojos

    Los animales con traumatismo ocular mayor muestran los siguientes síntomas:

  • Signos de dolor extremo, renuencia a que le toquen o examinen la cabeza.
  • Párpados cerrados y entrecerrados
  • Aumento de la secreción ocular (lagrimeo, hebras mucosas o sangrado)
  • Sangrado significativo dentro del ojo con ceguera posterior.
  • Cambios significativos en el color del ojo, como opacidad corneal y aumento del enrojecimiento.
  • Deformidades en la forma del ojo o estructuras alrededor del ojo.
  • Letargo, renuencia a comer o beber.
  • Posiblemente signos de trauma en otras áreas del cuerpo.

    Diagnóstico de trauma ocular en gatos

    La atención veterinaria incluye pruebas de diagnóstico para determinar la gravedad y el alcance de las lesiones sufridas por el ojo y para determinar los tratamientos adecuados. Existen varias pruebas de diagnóstico potenciales. Estas pruebas incluyen:

  • Examen físico e historia. Incluyen el examen de lesiones en la cabeza, hinchazón y fracturas de cráneo, nariz (senos nasales) y mandíbula. Los animales con evidencia de trauma ocular mayor deben ser evaluados para detectar lesiones concurrentes que pueden poner en peligro la vida o que requieren estabilización inmediata, como un traumatismo en el pecho y el abdomen. Históricamente, es importante determinar si el trauma fue de naturaleza contundente o aguda, y si las lesiones presentadas son recientes (agudas) o crónicas. Esta información ayuda a determinar el pronóstico.
  • Examen oftálmico completo. Incluye el examen de todas las estructuras del ojo y los tejidos circundantes bajo aumento. La tinción con fluoresceína de la córnea es particularmente importante para identificar heridas corneales. Su veterinario puede derivar a su gato a un oftalmólogo veterinario para un examen más detallado utilizando instrumentación especializada.
  • Examen neurológico para evaluar la presencia de cualquier lesión neurológica en animales con traumatismo craneal
  • Radiografías de cráneo para determinar la presencia de fracturas de cráneo, nariz o mandíbula
  • Examen de ultrasonido del ojo si el ojo es demasiado opaco para permitir el examen, o examen de ultrasonido de la órbita si se sospecha un trauma detrás del ojo
  • Tomografía computarizada (CT) o resonancia magnética (MRI) particularmente si se sospecha una lesión cerebral

    Tratamiento del trauma ocular en gatos

    El tratamiento depende del alcance y la gravedad de las lesiones oculares. El tratamiento puede incluir intervención médica o quirúrgica y médica para estabilizar las lesiones oculares.

  • Cuidados en el hogar

    Obtener atención médica veterinaria inmediata es fundamental, ya que muchas formas de trauma ocular amenazan la visión, y la mayoría están asociadas con molestias o dolor significativos.

    Mantenga a su gato tranquilo y confinado en un área segura para minimizar lesiones adicionales. No permita que se frote excesivamente o que traumatice el ojo lesionado. Puede ser necesario un collar protector llamado collar isabelino para garantizar esto y puede obtenerlo de su veterinario.

    No administre medicamentos humanos de venta libre, como Visine® u otros productos oftálmicos diseñados para reducir el enrojecimiento o la irritación de los ojos, ya que el alcance de la lesión debe identificarse y tratarse adecuadamente.

    Cuidado preventivo del trauma ocular en gatos

    Ayuda a neutralizar a los gatos machos para reducir la incidencia de roaming y peleas.